Especialistas en Soluciones RPA

Consulado de Venezuela en Madrid abre el Registro Electoral

A partir de lunes 12 de febrero de 2018 y por un plazo de dos semanas, el Consulado de Venezuela en Madrid abre el Registro Electoral para que los venezolanos residentes en España que pertenecen a su jurisdicción puedan actualizar sus datos en la data del Consejo Nacional Electoral.

Según ha podido conocer la Asociación de periodistas venezolanos en España Venezuelan Press, el servicio estará abierto durante 15 días. Asimismo, se pudo saber que los recaudos seguirán siendo los mismos.

Para inscribirse o actualizar los datos en el Registro Electoral en el exterior es necesario haber cumplido los 18 años de edad, estar inscrito en el consulado, presentar original y copia de la cédula de identidad laminada (vigente o vencida), presentar original y copia del pasaporte venezolano, rellenar el formulado para tal fin habilitado en la página web del consulado y acreditar residencia legal en España (presentando DNI o NIE, no son válidos el carnet de conducir o la tarjeta de la Seguridad Social porque no demuestran estatus legal). Cabe recordar que la Ley Orgánica de Procesos Electorales, en su artículo 124, reza que “sólo podrán sufragar en el exterior los electores y las electoras que posean residencia o cualquier otro régimen que denote legalidad de permanencia fuera de Venezuela”.

Podrán participar en este proceso habilitado en el Consulado de Venezuela en Madrid los venezolanos residentes en las Comunidades Autónomas de MadridCastilla y León (Provincias de Avila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora), Castilla La Mancha (Provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara y Toledo), Extremadura (Provincias de Cáceres y Badajoz), MurciaAndalucía(Provincias de Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla).

El Consulado de Venezuela en Madrid está ubicado en la calle Apolonio Morales, Nº 3 – local 7, y el horario de atención al público es de lunes a viernes de 9:00 a 13:00 horas.

Venezuelan Press no ha tenido conocimiento sobre la apertura del Registro Electoral en los consulados de Barcelona, Bilbao, Santa Cruz de Tenerife y Vigo, por lo que recomienda a los venezolanos residentes en estas jurisdicciones que se acerquen a sus respectivos consulados para confirmar que también han habilitado este proceso.

Fuente:  www.venezuelanpress.com

España expulsó al embajador de Venezuela en respuesta “recíproca” al Gobierno de Maduro

El Gobierno de España declaró este viernes “persona non grata” al embajador de Venezuela en Madrid y le pidió abandonar el país en un plazo de 72 horas, en una respuesta “proporcional” y “de reciprocidad” a la misma medida adoptada el jueves por las autoridades de Caracas.

La medida del Ejecutivo de Mariano Rajoy llega como respuesta a la decisión de Venezuela da dar un plazo de tres días al embajador español en Caracas, Jesús Silva Fernández, para que abandone ese país después de haber sido declarado persona ‘non grata’ por lo que consideran injerencias en asuntos internos.

El portavoz del Gobierno español, Íñigo Méndez de Vigo, dijo en rueda de prensa que España desea mantener con Venezuela “relaciones de respeto, amistad y cooperación”, pero que las decisiones adoptadas por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, “hacen difícil que se verifique ese deseo”.

“El Gobierno español siempre ha dicho que quería para los venezolanos lo mismo que para los españoles: que pudieran vivir en libertad, democracia y prosperidad, y seguirá trabajando para que así sea”, aseguró Méndez de Vigo.

Rajoy también consideró “sensato y razonable” que España lidere la acción política de la Unión Europea ante la situación en Venezuela, porque, dijo, “es su obligación y alguien tiene que ayudar” a los venezolanos ante “las brutales decisiones y la forma de entender la democracia del señor Maduro”.

Fuente  globovision.com

Ledezma pide a España que regularice a los inmigrantes venezolanos que huyen del régimen

El exalcalde de Caracas Antonio Ledezma ha solicitado este miércoles que el Gobierno de España “abra sus fronteras” a los inmigrantes venezolanos que huyan del “infierno” que es Venezuela y lo haga a través de la regularización de estas personas, al tiempo que ha instado al Ejecutivo español a investigar el desvío de fondos que supuestamente ha realizado el régimen de Nicolás Maduro a paraísos fiscales como Andorra.
“No quiero compasión para Venezuela, sino solidaridad”, ha asegurado Ledezma. El dirigente opositor ha advertido de que el Estado venezolano, que ha sido “desmontado”, debe reconstruirse de forma integral para restaurar el “imperio de la ley y no el imperio de un caudillo”.
Ledezma ha hecho un llamamiento a la comunidad internacional desde la Universidad CEU San Pablo para que reconozca a los miles de venezolanos que hay “repartidos por el mundo” y que han asumido “hábitos de lucha” en un país en el que las autoridades han querido controlar a la sociedad con el “monopolio de la violencia”.
Por eso, ha destacado la necesidad de implementar medidas concretas y aglutinar todo el talento humano que sea posible para emprender un proceso de reconstrucción de la “economía, la política y la moral” de Venezuela.
Ledezma ha criticado que Maduro “hipotecó el futuro de Venezuela vendiendo petróleo a Rusia y China”, mientras que dentro del territorio la población sufre constantes apagones a pesar de ser un país que produce energía hidroeléctrica.
No se trata de una falta de recursos sino de la “habilidad de demagogos” que han desviado más de 600.000 millones de dólares –unos 507.000 millones de euros– extraídos de las arcas del Estado a paraísos fiscales, ha añadido.
“Roban dinero que se destina a la lucha contra enfermedades como el cáncer o a la compra de alimentos”, ha denunciado. El político ha solicitado que la comunidad internacional sea “comprensiva” y se sume a la cooperación humanitaria, pero se asegure de que dichas ayudas no sean administradas por el Gobierno.
NO HAY LECHE, HAY LASTIMA
El opositor ha denunciado la “pobreza extrema” que viven los ciudadanos venezolanos, en un país donde incluso el derecho a la alimentación se ha violado y ya que solo cuatro de los 30 millones de habitantes que tiene el país hacen dos comidas al día. Además, según ha informado Cáritas, en Venezuela existen 300.000 niños desnutridos.
Ledezma ha afirmado que el Gobierno “populista y demagógico” de Maduro ha aniquilado el sistema productivo nacional al expropiar fincas, fábricas y empresas tanto agrícolas como pecuarias. “Las vacas ya no dan leche, dan lastima”, ha declarado.
El opositor ha definido a Maduro como alguien “irresponsable y cínico” porque “juega con la conciencia de la gente” al negar la “catástrofe humana” que está viviendo el país, al tiempo que ha explicado que los ciudadanos no cuentan con dinero en efectivo, lo que les impide acceder a alimentos o comprar medicamentos.
El Gobierno de Maduro aseguró que esa falta de efectivo era algo positivo porque permitía reducir los índices de delincuencia. Los víveres que consigue la población proceden de los mercados de contrabando de alimentos que se has instalado en todo el país.
“Donde han pasado la mano han destruido lo que antes era riqueza”, ha afirmado Ledezma, en referencia a las acciones llevadas a cabo por la “política fracasada” del régimen.
Asimismo, ha asegurado que a pesar del apoyo con el que cuenta, no aspira a ser presidente sino “uno más” ya que tiene la esperanza de regresar a Venezuela y contribuir con el resto de ciudadanos a construir una democracia. “Los venezolanos “no son seres humanos humillados, sino seres humanos retados por las adversidades”, ha declarado.
Fuente  www.cuatro.com

El Gobierno español dice que hubo injerencia de hackers rusos y venezolanos en Cataluña

El Gobierno español dijo este viernes que da por contrastada la intervención de hackers procedentes de Rusia y Venezuela en la crisis institucional de Cataluña, informa el diario español El País.

“Los hackers procedentes de Rusia y Venezuela se dedican a falsear o tergiversar informaciones relativas a Cataluña y España. Por ejemplo, transmitieron que desde las Islas Baleares se aboga por la independencia. También comunicaron que en las escuelas de Cataluña no se enseña el castellano”, detalla el periódico español.

La ministra de Defensa de España, María Dolores de Cospedal, explicó que Madrid ha constatado que “muchos mensajes e intervenciones que se han producido a través de las redes sociales vienen del territorio ruso”.

“Eso no quiere decir necesariamente que tengamos constatado que es el Gobierno ruso. (…) Son parte del territorio ruso, parte de otros, también ajenos a la UE. Se está en el momento de la determinación de eso”, prosiguió la ministra.

Fuentes gubernamentales citadas por El País especificaron luego que uno de esos territorios ajenos a la UE es Venezuela.

Sobre esta información falsa sobre Cataluña que han hecho circular los hackers la mayoría son mensajes siempre favorables a los independentistas o directamente falsos.

El Gobierno español consideró este viernes que la Unión Europea debe tomarse “muy en serio” las posibles injerencias que se han hecho desde las redes sociales contra democracias europeas, y que podrían proceder, en algunos casos, de Rusia, subrayó el portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo.

Este asunto estará sobre la mesa en la reunión de ministros de Exteriores europeos que se celebra el próximo lunes, según un reporte de EFE.

Méndez de Vigo recordó, por su parte, que se constataron injerencias también en las elecciones presidenciales estadounidenses, para subrayar después que es un “tema grave”.

Como se trata de posibles ataques a los “fundamentos de las democracias europeas” la respuesta, añadió el portavoz, “debe ser europea”.

Por eso señaló que el ministro de español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, intervendrá en el debate sobre este asunto en la reunión del lunes porque “Europa tiene que tomarse muy en serio este tema”.

Fuente  www.diariodecuba.com

Venezuela dispuesta a acoger a Puigdemont si en Bélgica no le dan asilo político

Carles Puigdemont no está por la labor de ir a la cárcel. El ex presidente de la Generalitat, sigue en Bruselas a la espera de que su nuevo abogado, Paul Bekaert, consiga evitar que deba acudir a Madrid para declarar ante la Audiencia Nacional.

El propio Paul Bekaert ha asegurado que su cliente “no irá porque prefiere observar y esperar”.

Pero lo cierto es que el futuro de Carles Puigdemont es muy oscuro y sus opciones de librarse de la prisión preventiva escasas, es por ello por lo que Puigdemont ya está pensando en alternativas por si debe cambiar Bélgica por otro país que sí acceda a una posible petición de asilo político.

El país belga, pese a ser uno de los escasos países de la Unión Europea que puede aceptar el asilo político a ciudadanos del propio bloque europeo, ya ha asegurado que no aceptará el asilo de Puigdemont, evitando así problemas con España y el resto de países europeos que se han posicionado a favor del Gobierno de Mariano Rajoy.

Rusia estaba sonando como alternativa para Puigdemont, pero en las últimas horas, Venezuela, país que se ha posicionado a favor del ex president y su Govern, ha reconocido que están dispuestos a acogerlo si él lo pidiera.

El gobierno de Nicolás Maduro rechaza la postura de Mariano Rajoy con la temática independentista y fuentes gubernamentales venezolanas han confirmado: “El señor Carles Puigdemont será bienvenido si decide venir a Venezuela. Nosotros le ofreceremos toda la protección que necesite”.

Sabemos que el gobierno de Mariano Rajoy es corrupto y queremos ayudar al gobierno de Cataluña. Si nos piden asilo se lo daremos. Siempre apostaremos por la justicia“, añaden.

Detienen en España a tres ex-funcionarios venezolanos por corrupción y blanqueo de capitales

Tres exfuncionarios venezolanos, Nervis Villalobos Cárdenas, Luis Carlos de León y César Rincón Godoy, fueron detenidos ayer por la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil de Madrid, España.

La policía española actuó después de recibir una solicitud del Departamento de Justicia de Estados Unidos, donde se les investiga por un caso de corrupción que se orquestó desde Houston (Texas).

A los tres detenidos se les acusa de sobornos por más de mil millones de dólares desde la oficina de compras de PDVSA en EEUU; así como por la malversación de fondos destinados a proyectos del sistema eléctrico de Venezuela.

La orden de captura emitida en Houston, implica la extradición de los tres arrestados a una prisión federal de EEUU hasta su juicio en la capital texana.

Nervis Villalobos Cárdenas fue viceministro de Desarrollo Eléctrico de Venezuela entre 2001 y 2006 durante el gobierno del presidente Chávez, cargo que también fue ocupado en 2010 por otro implicado que aún no ha sido detenido, Javier Alvarado Ochoa, expresidente de la Electricidad de Caracas.

Por su parte, Luis Carlos de León fue miembro de la directiva del sistema eléctrico venezolano bajo la supervisión de Javier Alvarado. Asimismo, Cesar Rincón Godoy fue asesor de Pdvsa Gas y titular de las cuentas en bancos norteamericanos por las que pasaron unos 2.000 millones de dólares.

El exviceministro Villalobos está radicado en España desde hace varios años y allí también se le investiga en relación a los pagos millonarios que realizó en 2009 la constructora asturiana Duro Felguera, así como por presuntas operaciones millonarias de lavado de dinero hechas a través de la extinta entidad portuguesa Banco Espirito Santo.

Villalobos es quien enfrenta más cargos, y está siendo investigado de manera coordinada en Madrid, Portugal, Nueva York y Houston.

De acuerdo al sumario de la fiscalía de Nueva York sobre el desfalco a PDVSA, el caso incluye: La presentación de facturas falsas , discrepancia masiva entre la cantidad de bienes documentados oficialmente como importados al país y puestos a la venta en Venezuela y la cantidad de bienes que en realidad fueron importados.

Además se indica que “una parte significativa de los fondos que se habrían usado para importar esos bienes se pierde en el mercado negro”.

Fuente  aporrea.org

Maduro: “Venezuela es Venezuela, jodidos, pero felices”

El presidente reconoció que Venezuela está pasando momentos difíciles ante la crisis política y económica

El presidente Nicolás Maduro reconoció que Venezuela está pasando momentos difíciles ante la crisis política y económica que atraviesa el país. Las declaraciones las ofreció durante una cadena de radio y televisión.

“Como sea Venezuela siempre será el mejor país del mundo. Venezuela es Venezuela, jodidos, pero felices”, expresó.

Ciudadanos rechazaron las declaraciones del mandatario nacional, al igual que dirigentes de la Mesa de la Unidad Democrática.

“Maduro dice que estamos jodidos, pero felices. Será él y sus enchufados”, escribió Freddy Guevara, primer vicepresidente de la Asamblea Nacional.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles, también rechazó las palabras de Maduro y sentenció que la situación de Venezuela no es un chiste.

“A él le parece un chiste lo que vive la mayoría del pueblo venezolano”, manifestó Capriles Radonski.

Fuente  http://www.el-nacional.com

A votar con optimismo

 

 

El voto no es un acto fútil como algunos sugieren, por el contrario, es un arma poderosa, nada desdeñable, que debe ser utilizada en todas aquellas oportunidades que se presenten

 

El optimismo es una forma de vida, de dar cara a las circunstancias aun cuando ella se revele adversa. Vivir de esa manera siempre ofrece la ventaja que, aun cuando la adversidad se atraviese, existe en el yo de cada quien la necesidad de enfrentar el próximo obstáculo con el mismo entusiasmo. El optimista siempre ve hacia el futuro, consigue en la desventaja una oportunidad para lograr objetivos.

Su contrario, el pesimista, es una suerte de llorón crónico. Éste siempre se siente amenazado y obstaculizado. Sus circunstancias y sus fracasos, que en la mayoría de los casos abundan, se lo atribuyen a terceros. El pesimista vive en una eterna tautología, no crea ideas sino que gira sobre ellas, sobre sus errores. Es, por lo general, una especie que milita en el fracaso y quiere que los demás se abracen a su tragedia.

Estos seres, suerte de nube negra, pretenden dictar pautas a aquellos para quienes la vida no transcurre en la sinrazón, sino que, por el contrario, viven en el conocimiento y enseñanzas de la historia, en la reflexión sobre los procesos sociales y políticos, en un fluir permanente de ideas.

A días de realizarse un proceso electoral los pesimistas siguen sin entender que el logro de un triunfo de los sectores democráticos, obteniendo la mayoría de las gobernaciones, tiene implicaciones significativas en el fin del régimen. Qué hubiera acontecido si los venezolanos y los chilenos no hubieran concurrido a las consultas populares adelantadas por Pérez Jiménez (1957) y Pinochet (1988), con pleno control de los organismos electorales. No lo sabemos, pero sí se sabe de las consecuencias de su participación: en ambos se casos se legitimó, a través del sufragio, el fin de esas dictaduras y no su régimen.

Suponer que la abstención electoral será el detonante que hará posible que el portaaviones Gerald R. Ford surque el Mar Caribe para poner orden en Venezuela, revela lectura de historietas inútiles. Los venezolanos hemos atravesado momentos de gran dificultad y la que hoy nos agobia la superaremos. Bien vale la expresión de Rómulo Betancourt en alusión a Fidel Castro: “Dígale a Fidel Castro que cuando Venezuela necesito libertadores, no los importó, los parió”. Dejemos a los Marines donde deben estar.

El voto no es un acto fútil como algunos sugieren, por el contrario, es un arma poderosa, nada desdeñable, que debe ser utilizada en todas aquellas oportunidades que se presenten. Insistir en la abstención nos coloca lejos de los principios democráticos y deja en manos del régimen instituciones que no obtendrían de otra manera.

Los abstencionistas, escépticos y pesimistas, insistirán en mostrar virtudes inexistentes en su postura, conjugarán el verbo legitimar, muy de moda en sus discursos, cual salvavidas de concreto al cual están asidos junto a Maduro.

La realidad parece revelarse inexorablemente en sentido contrario a sus intereses. El pueblo venezolano ya ha probado el amargo sabor de la abstención y sus consecuencias; qué hubiera sido del corajudo pueblo tachirense si su gobernador hubiera sido otro, idea que puede repetirse en otros estados.

Hoy no se trata de lo que se pueda hacer al frente de un gobierno regional, sino de los efectos devastadores que tiene para el gobierno nacional perder la mayoría de ellas. Hacia allá va dirigido el éxito electoral del próximo 15 de octubre: a abrir las esclusas que desalojarán del poder a la arbitrariedad y a la incompetencia.

El optimismo, ergo, la esperanza es la que ha de apoderarse de la razón de las grandes mayorías nacionales, para brindarse el derecho a obtener un triunfo electoral que colocará al país en la antesala de un mejor porvenir.

Fuente Tal Cual Digital

William Brownfield, subsecretario antidroga de EEUU: “Venezuela se acerca a ser un narcoestado”

William Brownfield se retira este 30 de septiembre luego de casi cuatro décadas al servicio de la diplomacia norteamericana. El actual subsecretario antidrogas del Departamento de Estado brindó una conferencia telefónica, de la que participó Infobae, para hacer un análisis de su gestión y de los desafíos que le quedan a las próximas generaciones.

 

El diplomático remarcó que, a su llegada al servicio había “solo cuatro gobiernos democráticos: México, Costa Rica, Colombia y Venezuela”. Y hoy, 38 años después, “hay cero gobiernos militares y dos que, desde mi opinión, no son democráticos en la región”.

 

El ex embajador de Estados Unidos en Colombia, Venezuela y Chile, explicó que en la década de los 70, “se hablaba exclusivamente de la colaboración en el tráfico de la droga”. A día de hoy, el crimen organizado transnacional se amplió de la mano del “tráfico en la minería, el tráfico de personas, de la flora y fauna”.

 

Si bien reconoció que todavía queda mucho trabajo por realizar contra el crimen organizado, Brownfield consideró que en la actualidad en el hemisferio hay más “prosperidad, democracia, estabilidad y seguridad que hace 40 años”: “Se puede hablar de instituciones de justicia más fuertes, más transparentes y más profesionales”.

 

Durante la conferencia de casi una hora, respecto a la coyuntura actual los temas más abordados fueron la crítica situación de Venezuela, y cómo el narcotráfico ha penetrado en el régimen de Nicolás Maduro, y el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“La Venezuela de hoy es muy diferente a la Venezuela de hace diez años. En casi todos los aspectos de una manera muy negativa”, opinó el diplomático norteamericano de 65 años, quien se desempeñó como embajador en Caracas entre 2004 y 2007.

Brownfield indicó que el régimen chavista está “influenciado y penetrado” por el narcotráfico, incluso en el seno de sus principales instituciones judiciales y de seguridad. En esa línea, advirtió que la dictadura bolivariana “se acerca” cada vez más a ser considerada un narcoestado.

 

Este panorama supone un gran problema para la seguridad de la región, según el subsecretario antidroga del Departamento de Estado norteamericano. Por eso, sostuvo que son muy importantes las sanciones que ha impuesto el gobierno de Donald Trump a funcionarios chavistas, entre ellos al propio Maduro, y adelantó que “probablemente habrá más sanciones en los próximos meses”.

 

El diplomático detalló que esas sanciones están basadas en las violaciones a los derechos humanos y en la participación en el narcotráfico de algunos dirigentes oficialistas. En el caso del jefe de Estado, “esas sanciones específicamente fueron relacionadas con sus actividades anti democráticas y políticas; pero eso no quiere decir que no pueda haber evidencia que podría apoyar una decisión de sancionarlo por otras razones”.

 

Respecto a las denuncias del chavismo de un presunto intervencionismo de la Casa Blanca con la implementación de esas sanciones, Brownfield aclaró que Washington respalda “totalmente” la soberanía de todos los países. No obstante, aclaró que Estados Unidos también exige el cumplimiento del derecho del pueblo venezolano a tener “acceso a los alimentos, salud médica, y a algún tipo de seguridad personal”.

Por su parte, durante su alocución en la conferencia de este viernes, Brownfield hizo referencia al acuerdo de paz en Colombia. Con relación al “post-acuerdo”, sostuvo que la estrategia que inició el gobierno de Santos para reducir la producción de drogas es “excelente”.

 

Asimismo, exigió que los miembros de las FARC deben garantizar el cumplimiento del capítulo sobre las drogas ilícitas, por medio del cual se comprometieron a dejar de formar parte de su tráfico, y calificó la cooperación entre Colombia y Estados Unidos de “positiva, productiva, e histórica”.

 

Brownfield consideró que ambos países tienen responsabilidades en el marco del tráfico de drogas. “El siglo pasado pasamos años debatiendo quién tenía más responsabilidad: consumidores o vendedores. Ambos lados tienen responsabilidad. Estados Unidos por su demanda, y Colombia por su oferta”.

 

“La solución es colaboración”, concluyó.

Fuente  webcache.googleusercontent.com/

Wuilly Arteaga se fue de Venezuela

El violinista fue invitado a participar en el Oslo Freedom Forum, en Nueva York, y lo impulsó para tomar la decisión de irse del país

Violín en mano, Wuilly Arteaga salió de Venezuela. Dejó atrás las amenazas, a su novia y a su familia. Él, símbolo de las protestas contra del régimen de Nicolás Maduro y víctima de la represión de las fuerzas estatales, pasó por Colombia y llegó a Estados Unidos. No sabe cuándo volverá a su país.

El jueves 14 de septiembre, desde un rincón de la acera que bordea la playa de Riohacha, el sonido de su violín ganaba espacio entre el bullicio nocturno del comercio, de los turistas y de los vendedores de artesanías. Vestía bermudas azul claro, medias blancas casi hasta las rodillas, tenis de una talla más grande que sus pies, una camiseta blanca con estampados y, en la cabeza y hacia atrás, la gorra que lo identifica como venezolano.

Ni siquiera su familia sabía en ese momento que estaba huyendo. Fue invitado a participar en el Oslo Freedom Forum, en Nueva York, organizado por Human Rights Foundation. Esa participación le sirvió de impulso para tomar la decisión de irse. Las amenazas, que se intensificaron en las últimas semanas, ya tocaron a sus personas cercanas.

-¿Hay alguna canción que le recuerde el país que está dejando?

-’Venezuela’, en Re mayor. ¿Tú te la sabes?-, le preguntó a José Luis Avendaño, un venezolano que apenas conoció pero que lo acompañó toda la noche con su guitarra.

-La canción ‘Venezuela’. Ahora es una de mis favoritas porque fue de las que más toque en las marchas. Me recuerda todo lo que es mi país, las cosas bonitas que tiene y las cosas que queremos recuperar-, explicó.

Se trata de un vals que fue popularizado por Luis Silva: “Con tus paisajes y sueños me iré por esos mundos de Dios y tus recuerdos al atardecer me harán más corto el camino”, reza la letra. Wuilly dice que esa canción le da fortaleza.

Torturas y música en la cárcel

Mientras Wuilly hablaba, otra mujer, también venezolana, prendía un cigarrillo. Hacía parte de un grupo de cuatro que salieron de su país en bicicleta y quieren recorrer Suramérica, el mismo en el que estaba José Luis.

“Con un yesquero así me quemaron el cabello”, dijo él, señalando el encendedor que ella acababa de usar. Eso sucedió recién lo detuvieron. Durante los 21 días que estuvo preso bajo cargos de instigación pública y posesión de sustancia incendiaria, lo trasladaron cuatro veces y, antes de llegar a la última cárcel, lo golpearon con un tubo de metal detrás de la cabeza. Esto le causó una hemorragia en el oído interno que lo dejó sordo dos semanas.

No deja nunca su violín. Dice que es lo que lo identifica, no el instrumento en sí, sino la música. Es casi una extremidad más. Pero mientras estuvo detenido no tenía con qué tocar. Decidió cantar. “Ajá, ¿y ahora qué vas a tocar?”, le decían los guardias. Optó por responderles de forma graciosa: “No tengo el violín, pero a mí me gusta cantar. Pero yo canto en la regadera y se me va el agua. Pero como aquí no tengo ducha y aquí me baño con potecitos, entonces voy a cantar porque el agua no se me va a ir”, les respondió.

“¡Cállate, cállate!”, le gritaban los primeros días. Su intención no era retar a los guardias, sino empatizar con ellos. “Ah, pero el violinista también canta”, decían en los días siguientes. Después logró acercarse más a quienes lo tenían preso. “¡Pero el violinista canta bonito, vale!” Así, llegó al punto en que le pedían canciones, sobre todo vallenatos, un ritmo que es popular en Venezuela.

“Nuestra libertad nos han robado, mas sabemos que no en vano pues la lucha seguirá”

Al lugar donde más tiempo pasó, y que a la postre fue donde terminó la reclusión, lo llama el bohío. Es una celda octogonal que queda en la Comandancia General de la Guardia Nacional Bolivariana, en un sector llamado El Paraíso. En el bohío de El Paraíso eran alrededor de 14 las personas presas, contando que unas entraban y otras salían.

Mientras estuvo preso, no tenía dónde escribir. “Estaba prohibido recibir o enviar cartas, no había visitas. Estábamos aislados y sin ventilación”, contó. Aun así, compuso una canción junto a Aaron, su mejor amigo, también preso. Se llama ‘Cárcel de libertad’ y es la que le recuerda la detención.

Comenzó a cantar. Se detuvo para explicar que no solamente le recuerda cuando estuvo preso, sino también las marchas. “Nuestra libertad nos han robado, mas sabemos que no en vano pues la lucha seguirá”, canta. Remata con una de las consignas más utilizadas durante las marchas que se apagaron: “¿Quiénes somos? Venezuela, ¿qué pedimos? Libertad”.

Wuilly quedó libre el 16 de agosto. Aunque se atribuye su liberación a la gestión del Foro Penal Venezolano que consiguió medidas cautelares y a la presión mediática y de las calles, él no descarta que haya sido crucial el afamado músico venezolano Gustavo Dudamel.

Dice que el director de la Filarmónica de los Ángeles habló con Tarek William Saab e intercedió por él. Ambos, Wuilly y Dudamel, se conocen personalmente desde los tiempos en que el más joven hacía parte del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela, el mismo del que lo echaron –y se retiró– durante las protestas.

La decisión de salir de Venezuela

Soplaba la brisa en Riohacha. Pasaban las 9 de la noche cuando Wuilly contó que, después de salir de la cárcel, siguió tocando en una que otra manifestación. Iba a los hospitales donde estaban los heridos de las protestas. También volvió a El Paraíso a visitar a los amigos que habían quedado presos y a los guardias y militares: “la idea era esa, llevar la música también a ellos para que se dieran cuenta de que lo único que nosotros queríamos era tranquilidad”, comentó.

Aaron, su amigo, quedó libre el lunes de la semana pasada. Después de eso, Wuilly tomó una decisión que ya le había rondado la cabeza por semanas: irse. “Yo no quería salir. A mí me están amenazando hace dos meses, pero las persecuciones y amenazas se incrementaron. Me han perseguido mucho, no podía salir a la calle solo, se metían en mi casa…” Ver que la seguridad de su familia podía estar en riesgo lo llenó de determinación.

Las amenazas arreciaron después de que, al quedar libre, Wuilly, decepcionado, calificara de “falsos” a los líderes políticos. En esa declaración cayó también la oposición que, para él y los venezolanos que lo acompañaban esa noche en la capital de La Guajira, le dieron la espalda a los ciudadanos que se manifestaron, al decidir participar de las elecciones regionales en Venezuela. Cuenta que, además de la persecución del gobierno, se ganó enemigos en la oposición.

La madrugada del 13 de septiembre, Wuilly la pasó en una terminal de transportes de Caracas, esperando un bus que lo llevara hasta Barquisimeto. No podía viajar en avión, para evitar que le retuvieran el pasaporte. Desde Barquisimeto tomó un “carrito” hasta Maracaibo. La policía lo reconocía y lo detenía, pero logró llegar hasta esa ciudad, donde pasó la noche. En la madrugada tomó otro taxi que lo dejó en Maicao, La Guajira, y de ahí viajó hasta Riohacha.

-¿Hay alguna canción que le represente el viaje que está haciendo? 

-Sí, la tengo en la cabeza desde que salí y no he dejado de escucharla. Creo que ya la conocen.

Empezó a tocar ‘Gloria al bravo pueblo’, el himno de Venezuela. Aunque era solamente la música de violín, reflejaba en su cara la letra: “Gloria al bravo pueblo que el yugo lanzó, la Ley respetando, la virtud y honor. ¡Abajo, cadenas! Gritaba el señor, y el pobre en su choza libertad pidió”.

-¿Por qué el himno de Venezuela?

-Porque como escribí yo en una canción, me voy, pero ella no se va de mi corazón.

-¿Venezuela o su novia?

-Las dos. Mi novia es como Venezuela: nunca podemos estar separados.

Ella, Hazel Pinto Reyes, también es música. Tocaba con él en las protestas. Son pareja hace cinco años. “Prácticamente he salido sin saber a dónde voy, no sé cómo pueden manejarse los días con el idioma y con la cultura, entonces quisiera tener una estabilidad antes de llevármela, aunque quisiera más bien que ella me regresara a mí”, dijo, y se rio.

En ese momento su única certeza era que al día siguiente tenía un vuelo al mediodía para Bogotá, donde la figuración de los últimos meses le permitió viajar después a Nueva York.

‘Deberían estar tocando en Venezuela’

A Wuilly le gustaba mirar a la gente al rostro, pero las amenazas en su contra lo obligaron a dejar de hacerlo. Por lo menos en Caracas. Aunque muchas veces la gente se quedaba mirándolo por admiración, siempre temía que alguna de esas personas pudiera hacerle daño. Llegó a Bogotá el pasado viernes, 15 de septiembre. Tampoco pasó desapercibido. En el aeropuerto, en el TransMilenio, se encontró ‘paisanos’ que lo saludaron y le dieron aliento.

La carrera Séptima, escenario habitual de músicos callejeros, es ahora el lugar donde decenas de venezolanos se ganan la vida. Algunos, también haciendo música. Lo reconocían, lo saludaban y le pedían que se tomara fotos con ellos.

A dos cuadras de la Plaza de Bolívar, una mujer joven se quedó mirándolo. Llevaba una chaqueta tricolor venezolana. “Cónchale, pero si yo a este chamo le cuidé el culo un montón de veces en las marchas”, dijo, casi al grito. Se acercó a saludarlo. Ella hizo parte de ‘la resistencia’, como llaman a los jóvenes que iban al frente, con máscaras de gas, en las protestas. Le contó que lleva un mes en Colombia y que ocho de “los chicos” están viviendo juntos en una habitación. Salieron decepcionados de la oposición. Se despidieron, no sin antes desearse buena suerte.

Wuilly llegó a la Plaza de Bolívar, donde cinco venezolanos lo saludaron. Dos mujeres del grupo le dijeron que no estaban seguras de que sí era él, pues dos días antes lo vieron en El Paraíso, comprando comida en una panadería. Ellas estaban en Colombia visitando a los familiares que se vinieron hace algunos meses. Le pidieron que tocara una canción antes de irse.

En el centro de la plaza principal de Colombia, enmarcado por la Catedral Primada y el Palacio de Justicia, y pese al frío de la noche bogotana que entumece las articulaciones, Wuilly tocó ‘Alma Llanera’, un joropo tan tradicional en los llanos colombianos como en los venezolanos, considerado el himno no oficial del país vecino. Se despidió y se quedó en silencio, conmovido. “Todos estos músicos –los de la Séptima– deberían estar tocando en su país”, es lo único que alcanzó a decir.

Fuente El Nacionalhttp://www.el-nacional.com